A
A
Cosas que no deberías preguntarle a una mujer

Cosas que no deberías preguntarle a una mujer, foto: Thinkstock

Cosas que no deberías preguntarle a una mujer

Una pregunta incómoda puede arruinar toda labor de acoplamiento que hayamos hecho con anterioridad. Encuentra aquí las preguntas que jamás deberías hacerle a una mujer.

 
Bien es sabido que generar vínculos de amistad en la edad adulta resulta mucho más difícil que en los primeros años de vida, pero muchas veces no se trata de hacer amigos sino de conservarlos, no es cuestión de pertenecer a un grupo social sino de encajar bien en él.
 
Existen ciertos códigos de discreción que nos mantienen a salvo de las confrontaciones, preguntar lo que no se debe está por fuera de ese código y puede significar un mal ambiente en el trabajo o en cualquier otro escenario. Hay algunas cosas que sólo se pueden preguntar cuando hay mucha confianza de por medio y eso debe respetarse.

Insinuar que una mujer es fea, gorda o bruta es fatal, será tomado como una agresión directa, mucho más si se acaba de conocer a la persona. Estas son las preguntas-insinuación más comunes que afirman justo lo que la interlocutora no quiere escuchar.

¡Gorda!
¿Estás embarazada?
En el gimnasio o en una reunión de padres de familia, por ejemplo, te encuentras con aquella mujer con la que hablas ocasionalmente, no la has visto en un tiempo y de golpe sale la pregunta. Es verdad que durante el embarazo las mujeres ganan peso además del bebé, para muchas es una buena excusa para comer sin remordimiento, pero no es recomendable apresurar conclusiones sólo por el aspecto físico. Si realmente quieres saber, procura establecer una conversación en torno al tema del embarazo sin involucrarla a ella.

¿Te engordaste?
Cada persona conoce su cuerpo mejor que cualquier otra, un mínimo cambio será percibido de inmediato por la persona misma, así que si notaste que ese vestido no le queda igual que antes a tu interlocutora, no olvides que ella se dio cuenta primero y aún así decidió usarlo. A menos de que quieras herirla no le preguntes por su complexión. Funciona de igual manera cuando ves que alguien tiene un barrito, ella tiene espejo en su casa y probablemente también en el lugar de trabajo.

¿Ya te operaste?
Si sabías que alguna amiga se iba a realizar algún tipo de procedimiento quirúrgico para mejorar su aspecto físico y no sabes cómo resultó la situación, cuando la veas procura ser discreta al juzgar por los efectos del bisturí; no olvides que el proceso de recuperación puede tardar algunas semanas y que puede llegar a ser muy difícil mantenerse en la talla deseada.

¡Fea!
¿Vas a usar ese vestido?
Esta pregunta es indiscreta, incluso cuando la amiga es muy cercana, si ya están en el evento y no hay manera de cambiar la pinta. Si el vestido es feo o no le queda bien, guárdate el comentario y otro día, no muy lejano, coméntale que hay otras opciones que le quedan mucho mejor.

¿A quién tratas de imitar con ese corte de pelo?
Hiriente desde todo punto de vista. A todos nos ha tocado alguna vez un peluquero desquiciado y también todos hemos tenido momentos de escasa brillantez para elegir un corte de pelo. A menos de que la persona haga comentarios chistosos acerca de sí misma, no la insultes afirmando lo mal que le queda el cabello de esa manera.

¡Puta!
¿Con cuántos hombres has estado?
Puede llegar a ser una pregunta ofensiva si no se tiene la confianza necesaria para hablar de estos temas. Los caballeros no tienen memoria, las damas sí pero solo dejan ver su lado salvaje cuando la puerta está cerrada. No pretendas forzar este tipo de secretos porque solo quedarás como una entrometida.

Hombres: no pregunten esto si no quieren arruinar una linda relación que comienza
¿Te puedo besar?
¿Qué opinas de mi miembro?



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

×